Cuando se detecta una situación de consumo entre adolescentes es importante que el abordaje que se realice sea asertivo. Puede tratarse de una situación incómoda tanto para las personas adultas de referencia como para jóvenes, pero es importante hablar de ello. Algunas situaciones y acciones que pueden facilitar este abordaje:

  • buscar un lugar y momento adecuados para hablar después de que haya pasado el efecto de la droga.
  • mantener abierta la comunicación y considerar sus opiniones y sentimientos.
  • mantener una relación cercana, con estímulos no verbales.
  • ser receptivos con el lenguaje corporal que utiliza el adolescente.
  • hablar de los consumos haciendo referencia a los efectos nocivos y los riesgos pero sin llegar al dramatismo.
  • recordar las normas de conducta establecidas en el seno familiar.