El consumo de drogas se puede haber convertido en un problema cuando:

  • debes tomar más cantidad (aumentar la dosis) para conseguir los mismos efectos que tenías cuando empezaste a consumirla.
  • has dejado de ir con el grupo de amigas y amigos que tenías porque no consumen y te dicen que debes consumir menos. Has empezado a ir con amistades nuevas con las que sí compartes el consumo de sustancias.
  • tienes la necesidad de tomar la droga en momentos diferentes a los de la fiesta, consumiéndola antes o después de tus actividades diarias.
  • tu rendimiento en el colegio, el instituto o el trabajo es peor: estás más cansado en clase, te cuesta dormirte por la noche y levantarte por la mañana, has perdido la concentración, quitas tiempo de estudiar para salir con el grupo.
  • tienes cambios de comportamiento y de estado de ánimo más frecuentes que antes:
    • estás más irritable o agresivo, con malas contestaciones a la gente que tienes cerca, menos relación con las personas con quienes convives, pasas más tiempo fuera de casa o en tu habitación.
    • estado de ánimo bajo, deprimido, sin motivación para hacer las cosas que antes te gustaban y motivaban.
  • tienes que destinar una gran cantidad de dinero para comprar la droga y eso repercute en que no puedas pagarte actividades que antes te gustaban.
  • piensas en dejarlo y lo has intentado, pero no lo consigues.

Si te encuentras en esta situación y quieres salir de ella u observas estos comportamientos en alguna persona cercana de tu grupo de amigos o familia, envíanos un correo y te asesoraremos:

plad@terrassa.cat