Muchas veces no es fácil tomar decisiones. Hay ocasiones en que no sabemos qué hacer o tenemos dudas sobre las consecuencias de una decisión y optamos por seguir lo que la mayoría dice o hacemos caso de alguna otra persona en la que confiamos. Escuchar las opiniones y experiencias de nuestras amigas y amigos nos ayuda a aprender y crecer, pero cada persona es diferente y una decisión en un momento determinado puede no tener para mí las mismas consecuencias que esa misma decisión en otro momento y tomada por otra persona.

Es necesario aprender a mantener una actitud asertiva, que consiste en ofrecer nuestra opinión y saber decir que no si hay un plan o una actividad que no nos apetece, nos desagrada, si pensamos que puede ser negativa para mí o si sabemos que comporta unos riesgos demasiado importantes como para jugármela. Para ser asertivas, las personas debemos tener información real sobre las consecuencias de nuestras decisiones y debemos conocer cómo transmitir nuestra opinión sin herir al resto de personas pero haciéndonos respetar.

Cuando no sabemos cómo dar nuestra opinión, bien porque nos falta información   o bien por miedo al qué dirán, a que nos dejen de lado, a herir sentimientos… y optamos por que otras personas decidan por mí pese a no compartir con ellas completamente la decisión, nos estamos dejando llevar por lo que se llama PRESIÓN DE GRUPO NEGATIVA. Nuestras decisiones deben ser nuestras: libres, autónomas y basadas en información real. Esto evitará que caigamos en riesgos innecesarios tanto nosotros como nuestro grupo de amigas y amigos y nos permitirá disfrutar, en grupo, de los ratos y actividades compartidas.

 

 

Para tener más información sobre la presión de grupo se pueden consultar los siguientes enlaces:

Límites y consumo de drogas – Som.nit

Para más información:

Bajo presión – PDS
Mi responsabilidad y mi consumo – Energy Control
Fiebre del viernes noche – PDS
Join the party! ven a la fiesta – Energy Control
Juego mis cartas – Generalitat de catalunya